La Municipalidad de Lanús despide a más de 1.000 personas y aseguran que "no todos" son ñoquis

El intendente de Lanús, Néstor Grindetti (Cambiemos), emprendió un ajuste que incluye el despido de unas 1.240 personas que integraban el plantel de trabajadores municipales.

Los telegramas comenzaron a llegar el lunes sin que se diera una comunicación oficial a la prensa y en medio de toda clase de rumores en los pasillos del edificio comunal de ese partido del sur del Gran Buenos Aires.

De hecho, en un primer momento trascendió que el número de cesanteados -en su mayoría contratados- rondaría los 900, pero ahora se supo que hay 1.240 empleados en la calle, en su mayoría fundamentalmente de las áreas de Monitoreo de Cámaras de Seguridad, Abordaje Territorial y Políticas Sociales.

Según aseguraron empleados de carrera de la municipalidad, el criterio para seleccionar a los despedidos incluye su pertenencia política e ingreso con la gestión del kirchnerista Darío Díaz Pérez, por lo que no se despidió solo a los denominados "noquis" sino a empleados que efectivamente cumplían un horario y tenían una tarea específica asignada por sus superiores.

Por el momento, el gremio de los empleados municipales locales, encabezado por el histórico sindicalista Miguel Pedelhez, no se expidió al respecto.

Con estos parámetros, en Lanús ya se habla de un achicamiento del Estado y de la continuidad de la modalidad empleada en otras dependencias como el Senado de la Nación, pese a que antes de la elección el ahora intendente Grindetti había asegurado por escrito que los rumores de despidos eran “infundados” y que trabajaría “junto a los empleados municipales”.

back to top